Todas las claves para delegar de forma efectiva

En ocasiones tenemos que cambiar el chip y crear una estructura empresarial en la cual se repartan responsabilidades. Los mayores triunfos en este ámbito se han logrado estableciendo un sistema bien distribuido que promueve delegar responsabilidades entre los diferentes miembros de un equipo de trabajo.

Evitarás verte envuelto en dificultades que podrían haberse fácilmente eludido, como puede ser una situación de estrés. Teniendo que soportar un número de responsabilidades superior al que puedes llevar a cabo te conducirá a ser ineficaz y te llevará a cometer errores que pueden ser graves. Delegar responsabilidades es además una estrategia esencial para ser competitivos, reconociendo el potencial único y profesional de cada una de las personas de nuestra organización.

Una de las razones más importantes por las que un líder no llega a delegar responsabilidades es, principalmente, la necesidad de tenerlo todo controlado. Confía en sus propias competencias, pero quizás no tanto en la de otros compañeros, pensando que no hay nadie más que él capaz de realizar de manera correcta un trabajo determinado. Ese líder teme que las tareas que él mismo realiza puede que no las realicen de manera eficiente o leal otro compañero, y no se sienten cómodos diversificando.

Sin embargo, os voy a exponer los beneficios que puedes llegar a obtener si sabes delegar:

  • En primer lugar, confiar en tus compañeros te permitirá aumentar las posibilidades y descubrir nuevos métodos más eficaces.
  • Delegar funciones para asumir otras distintas o paralelas. Dejar tareas importantes en manos de compañeros te permitirá hacer frente a otros objetivos incluso más ambiciosos.
  • No eres omnipresente. Si durante el tiempo necesario te aplicas la tarea fundamental de formar a tus compañeros adecuadamente, nunca habrá una tarea detenida porque tú estés ausente.
  • Multiplicación de esfuerzos. Si compartes tu aprendizaje y tus conocimientos con tus compañeros, estarás creando una red de conocimiento que cuanto menos, multiplicará las opciones de éxito en la consecución de objetivos.

Como ves, hay diferentes beneficios, pero sobre todo delegar te permitirá mantener la motivación del equipo. En un equipo de trabajo, si el líder es capaz de formar al resto e ir delegando responsabilidades, conseguirá un clima laboral positivo en el cual todos los componentes se sentirán motivados y se creará un sentimiento de pertenencia, con el principal pensamiento por parte de todos de conseguir el objetivo común.

Pero existe un inconveniente en todo esto. ¿Realmente sabemos delegar? Tan importante es delegar cómo hacerlo bien, ya que una mala delegación conlleva errores o culpas que crearán conflictos.

Las claves necesarias para una correcta delegación son:

  • Definir los objetivos. Tener muy claro qué tarea hay que realizar y qué objetivos deben cumplirse.
  • Sentar las bases dedicándole tiempo necesario a la formación. Probablemente, el proceso de formación previa a delegar una responsabilidad concreta, es clave para que el resultado sea el que se espera de esa persona que realiza la tarea.
  • Delegar responsabilidad y confianza. Es muy importante que la persona que va a acometer una responsabilidad delegada, se sienta segura porque seas tú quien le otorgas la máxima seguridad. 
  • Concretar el final de las acciones. En caso de que conlleve la delegación una entrega en un determinado momento, acuerda una fecha concreta y el canal o método en el que se hará.
  • Compartir el resultado. Tanto si el desenlace es exitoso como si es negativo, debes repartir y compartir el resultado. Si es un logro, deberás felicitar a aquellos que han asumido las nuevas responsabilidades. Si, por el contrario, el proceso no ha llegado a buen puerto, jamás puedes culpar por completo a tus compañeros. Tú has sido partícipe al delegar y probablemente tengas parte de culpa.

“La sencillez y la humildad, son la llave que nos abrirán todas las puertas.”