5 pasos para crear un modelo de negocio viable

A la hora de emprender, una de las preguntas obligatorias que debes hacerte es cómo hacer para que tu modelo de negocio funcione. Porque tener una idea maravillosa no es suficiente, es necesario articular una estrategia que la acompañe.

En un post anterior sobre la importancia de la proactividad en el mundo empresarial, y por tanto, del emprendimiento, señalaba que el 74% de los nuevos proyectos que se inician no llegan a cumplir el primer año. Y es que es vital valorar el potencial de nuestro modelo de negocio.

Para empezar, te recomiendo que revises esta entrada donde puedes encontrar algunas herramientas que te ayudarán a verificar el potencial inicial de tu idea. Recuerda que lanzarte a la piscina del emprendimiento sin tener en cuenta ciertas consideraciones, puede ser, cuanto menos, una apuesta arriesgada.

Y aunque soy el primero que anima a emprendedores a hacer su sueño realidad, bien es cierto que siempre debe de haber una estrategia detrás que nos marque el camino.

A continuación comparto contigo cinco pasos que debes seguir para articular un proyecto emprendedor bajo un modelo de negocio viable:

PASO 1 → Tener los pies en el suelo

En todo momento es muy importante que seas realista y coherente, tanto con tus potencialidades como con tus carencias. Para ello, intentar dar respuesta a algunas sencillas preguntas será de gran ayuda:

  • ¿Conozco el sector y el entorno donde quiero emprender?
  • Si no lo conozco, ¿puedo acceder a fuentes de información fiable, normativa aplicable, identificar claramente quiénes son mis competidores o grupos de interés?
  • ¿Puedo hacerlo solo o necesitaré ayuda?
  • ¿Me levantaré cada día con ganas e ilusión por dar el siguiente paso o, por el contrario, será como portar una pesada losa?
  • ¿Cuento con los recursos propios suficientes o requeriré de apoyo inversor?

Emprender es un camino largo y duro. Eso sí, la sensación de satisfacción al ver tu idea prosperar es indescriptible. Pero esto no debe hacer que dejes de ser realista.

PASO 2 → Investigar el sector

Un conocimiento exhaustivo del ámbito que rodea a tu proyecto es clave, ya que te permitirá tomar mejores decisiones. Seguramente tengas competencia, pero ello no tiene por qué ser malo per se. Identificarla te ayudará a conocer a tus competidores, estudiar sus movimientos, aprender de ellos y encontrar nichos o fallas que permitan posicionar y diferenciar claramente tu proyecto.

Así, es clave dar respuesta a preguntas como:

  • ¿Quiénes son tus competidores?
  • ¿Qué están haciendo y cómo lo están haciendo?
  • ¿Cuáles son sus canales de comunicación y cómo los utilizan?
  • ¿Qué valor añadido ofrecen en los productos o servicios que comercializan?

Dar respuesta a estas cuestiones te requerirá un esfuerzo de aprendizaje autónomo y continuo para poder entender gran parte de las estrategias que estén implementando tus competidores.

Estar al día o actualizado es clave. Lo que hace dos días era lo mejor, hoy ya no lo es. Lo que ayer era tendencia, hoy está en el olvido. En un entorno tan dinámico y cambiante, es obligatorio estar al tanto de (casi) todo lo que pasa. 

PASO 3 → Establecer un control financiero

Sin salud, la vida es bastante más difícil. En el ámbito empresarial, el control de los números será la salud de cualquier proyecto.

Muchas veces asociamos el control financiero al control de gastos, pero la realidad es que el control financiero es mucho más que eso, ya que obliga a establecer indicadores claves (KPIs) que pongan el foco en torno a cuatro elementos clave: fondos propios, circulante, rentabilidad y endeudamiento. Elementos en los que no quiero detenerme ahora y que serán objeto de profundización en mi próximo post.

En definitiva, aprender a controlar tu proyecto desde una perspectiva financiera, te ayudará a tomar decisiones importantes para asegurar la viabilidad de tu modelo de negocio.

PASO 4 → Gestionar las prioridades

Aprender a delegar de forma efectiva es muy importante, especialmente al empezar un proyecto, ya que probablemente es donde más te cueste desprenderte, en cierto modo, del control del mismo porque lo consideramos algo propio. 

Pero tienes que entender que es imposible llegar a todo. Quizá al principio sea posible estar en casi todo, pero conforme vayan aumentando las tareas, no lo será. Intentarlo ralentizará el progreso del propio proyecto y empeorará el porcentaje de acierto de las decisiones que tomes.

Es importante tener esto en cuenta para no perder la visión general del negocio. Llegados a este punto, y si tienes la suerte de contar con un equipo de trabajo, debes dejar el aspecto operacional del día a tus compañeros y dedicarte de lleno al plano estratégico.

Y es que considero que la gestión del tiempo es uno de los aspectos que más se nos resiste como emprendedores. Jornadas interminables, pocos días de descanso y menos vacaciones. Ten mucho cuidado con los efectos del exceso de trabajo. Si cuidar tu proyecto es importante, no lo es menos tu salud. Puede aparecer entonces el estrés laboral. Que, aunque parezca un mito, el emprendedor también lo sufre. Adoptar hábitos saludables y establecer horarios, es vital.

PASO 5 → La red es la clave

¿Qué sorpresa, no? Si queremos que nuestro modelo de negocio sea viable es obligatorio estar en ella, ya que te abrirá a un escenario sin limitaciones geográficas.

Pero la presencia digital no es simplemente abrir una página de negocio en Facebook o una página web a la que no tendrás que dedicar recursos. Es una nueva manera de llegar al cliente, de ofrecer una imagen de marca y de generar confianza e identidad. Necesitas diseñar e implementar una estrategia sobre la que articular la presencia de tu proyecto en la red, lo que implicará acudir a un/a buen profesional que te ayude con ello. No lo consideres un gasto y sí una inversión con retorno en el medio plazo.

Con una buena estrategia de marketing digital, es seguro que obtendrás un retorno importante. Pero tampoco esperes resultados inmediatos. Requiere paciencia y, sobre todo, constancia.

Ten en cuenta todos estos consejos, pero sobre todo, recuerda que la base de toda compañía que quiere ser “construida para durar” es tener un modelo de negocio que da soporte a ese objetivo.

Si tienes una idea empresarial o un proyecto en sus fases iniciales y consideras que necesitas ayuda para crear un modelo de negocio viable, puedo ayudarte a través de mi servicio de mentorización para emprendedores, donde puedes reservar conmigo una cita online totalmente gratuita y sin ningún tipo de compromiso. Recuerda siempre que la forma de empezar más adecuada es dejar de hablar y pasar a la acción.